Doctor Carlos Allende

Primer centro argentino para niños muy inteligentes y sus padres

(5411) 4823-4182 o (15) 5730-7629

Niños muy inteligentes: Nivelación e Integración

Dr. Carlos Allende

En líneas generales los maestros deberán trabajar con el niño integrado y su familia y con el grupo de pares y de padres, para que el vínculo resulte positivo para ambas partes: la capacidad de reconocer y aprender a convivir con las diferencias, la solidaridad y la tolerancia son algunos de los valores que se ponen en juego en ese momento y que se trabajan a largo plazo, porque la experiencia de compartir desde niños con compañeros con distintas necesidades produce adultos que se relacionan de otra manera con las personas que tienen necesidades especiales. Ahora bien: en general se habla de integración siempre relacionada con niños de bajas capacidades o temáticas afines, pero jamás se refiere el tema a niños con altas capacidades. El niño muy inteligente manifestará así una serie de síntomas dentro del ámbito escolar, como mala conducta, distracción, y hasta bajo rendimiento, y su tema será abordado como de índole psicológico/ emocional.

Es habitual escuchar: "... se las arregla solo..." "...su problema es de conducta..." "...es muy distraído..." "...se excluye..." etc, lo cual el caso muestra que su problemática para muchos ámbitos no es de relevancia, y sólo será un tema vinculado a simples problemas emocionales y/o afectivos. Se intentará medicarlo, se lo enviará a psicólogos, neurólogos, psicopedagogos, etc., buscando soluciones que están precisamente en una buena integración y con información y algo de buena voluntad, la temática sería muy sencilla de abordar y modificar.

El refuerzo positivo

Se denomina reforzador positivo cuando se introducen estímulos en la situación de respuesta del niño para hacer más probable su aparición. 

Una de las formas sencillas de aplicar el reforzamiento positivo con los niños, para moldear su conducta de forma acertiva, consiste en hacer algo tan básico y que a menudo los padres olvidan: mostrarles aprobación y orgullo, cuando tiene un comportamiento o actitud correctos y también frente a un logro producto de sus adquisiciones intelectuales. Esto por si solo es una gran fuente de motivación infantil.

El niño muy inteligente buscará permanentemente afianzar sus conocimientos exponiéndolos y considerando que él mismo muchas veces se ve distinto a sus compañeros, intentará con mas énfasis "probar" que lo que está haciendo es lo correcto. Es acá donde la participación de sus padres será fundamental. Paralelamente éstos papás, deberán reforzar con materiales y afecto aquellos particulares intereses que el niño solicite.