Doctor Carlos Allende

Primer centro argentino para niños muy inteligentes y sus padres

(5411) 4823-4182 o (15) 5730-7629

Niños muy inteligentes y los juegos

Dr. Carlos Allende

A través del juego, los niños aprenden a reconocer colores y formas, sabores y sonidos. Un poco más adelante, ellos usan el juego para aprender a respetarse mutuamente y descubren el valor de la amistad, el compañerismo, la colaboración. Los niños muy inteligentes desarrollan formas muy particulares de plasmarlos. En general, juegan solos. Esto muchas veces es producto que no encuentran habitualmente compañeros para poder compartir sus gustos e intereses especiales.

Pueden pasarse horas armando y desarmando un objeto, disfrutan de juegos de mesa, acertijos y textos que otros niños rechazarían. Ellos en general no son muy adeptos a los deportes y todo aquello que implique actividad grupal, ya que habitualmente procuran imponer sus propias reglas. Esta actitud puede ser compensada, sin temor a que se aísle, por deportes individuales. El proceso de integración es algo gradual, y se irá dando con el correr del tiempo, en donde él hará un esfuerzo por participar.

Igualmente buscará algún interlocutor para sus actividades, que será generalmente de mas edad, considerando que su edad mental es mas avanzada que su edad cronológica.

El juego cumple una función primordial con respecto al aprendizaje de los niños , independientemente de su contenido real. El proceso del juego es una experiencia de aprendizaje poderosa y multifacética. El juego infantil implica la exploración, la experimentación con el lenguaje, el conocimiento y el desarrollo de las aptitudes sociales. Los niños muy inteligentes desarrollan tempranamente aptitudes lúdicas, pero referidas a esquemas mas sofisticados. Sus juegos se vinculan con aspectos básicos de las ciencias, la investigación y en general sus actividades son mas sedentarias. Pueden permanecer horas sentados frente a un objeto o a un rompecabezas, hasta dilucidar su resolución. Debemos respetar ésta forma particular de jugar, ya que para ellos, muchas veces, las actividades grupales no son de su interés.