Doctor Carlos Allende

Primer centro argentino para niños muy inteligentes y sus padres

(5411) 4823-4182 o (15) 5730-7629

Niños muy inteligentes frente a la agresividad

Dr. Carlos Allende

Si bien en la infancia, son normales los ataques de agresividad, las conductas agresivas son conductas intencionadas que pueden causar daño, ya sea físico o psíquico. Conductas como pegar a otros, ofenderlos, burlarse de ellos, usar palabras inadecuadas para llamar a los "distintos" forman parte de la agresividad infantil. Cuando algunos niños persisten en su conducta agresiva y son incapaces de controlar su fuerte genio, pueden sentirse frustrados causando sufrimiento y tristeza en aquellos diferentes.

Consideremos que las diferencias existen, por mas que se nos antoje masificar a la educación; no somos todos iguales, y lo que nos atañe en ésta caso es justamente esto. Es frecuente que muchos niños muy inteligentes, debido a su exposición, a veces incomprendida, inclusive por algunos docentes, generen primero sentimientos de exclusión y luego de agresividad por parte de sus compañeros.

El común denominador de los niños, frente a aquello desconocido, puede reaccionar de manera compulsiva, atacando aquello que no comprenden. Si un niño juega solo en el recreo puede ser agredido. Si un niño, en sus tiempos libres prefiere ir a la biblioteca, puede ser agredido de diversas formas. Si un niño cuestiona una indicación del docente o plantea soluciones novedosas, puede ser agredido, etc. ¿Qué se hace en éstos casos? Se ve la montaña pero no el árbol. Hoy día nos llenamos la boca con la retórica de la inclusión, pero en este tema todavía no hemos hecho nada para modificar ésta dolorosa situación.

Uno de los factores que influyen en la emisión de la conducta agresiva es el factor sociocultural del individuo, ya que es el responsable de los modelos a que haya sido expuesto, así como de los procesos de reforzamientos que haya sido sometido. Si en él, abundan modelos agresivos, la adquisición de estos modelos desadaptados será muy fácil.
La familia es, durante la infancia, uno de los elementos más importantes del ámbito sociocultural del niño. Las interacciones entre padres e hijos van moldeando la conducta agresiva mediante las consecuencias reforzantes inherentes a su conducta.
El niño probablemente, generalice lo que aprende acerca de la utilidad y beneficios de la agresión a otras situaciones, en estas circunstancias, el pone a prueba las consecuencias de su conducta agresiva. El niño muy inteligente es en general marginado, y rechazado, sea por ignorancia o incomprensión del medio. Se constituye muchas veces en un solitario que curiosea el mundo que lo rodea. En algunos casos, la manifestación de la conducta agresiva es producto de una mala canalización de su potencialidad, se traduce en impotencia y dolor por la vivencia de rechazo. Los padres deberán mostrar , con amor y afectuosidad, que hay otros caminos posibles para desarrollar su integración social, aceptando las diferencias.