Doctor Carlos Allende

Primer centro argentino para niños muy inteligentes y sus padres

(5411) 4823-4182 o (15) 5730-7629

Niños muy inteligentes y la Escolaridad

Dr. Carlos Allende

¡Nos vamos del jardín e ingresamos en primer grado!

El pasaje del jardín de infantes a la primaria es uno de los primeros acontecimientos trascendentes que experimenta un niño. Tanto el pequeño como sus padres vivirán este momento con incertidumbre y ansiedad ya que serán muchos los cambios: nuevo edificio, otros compañeros, más responsabilidades, horarios y consignas más estrictos, reglas para cumplir y mucho por aprender…
Algunos niños se adaptan rápidamente a la nueva escolaridad pero a otros les lleva más tiempo y en ocasiones pueden surgir peleas con sus nuevos compañeros, resistencia a cumplir consignas, terrores nocturnos, y en algunos casos más graves, enuresis y ataques de pánico. Que pasa con un niño muy inteligente: sabemos que sus conocimientos están muy por encima de la media escolar.

Ingresará al primario con muchos conocimientos y muchas expectativas, su problema adaptativo no se notará en los primeros tiempos, pero sí cuando se avance en los meses y él se sienta algo frustrado, ya que no verá nuevas motivaciones, por el contrario todo lo que verá será para él muy conocido. Nosotros no deberemos adaptarlo a la "media", sino seguir estimulando sus deseos y necesidades. El problema no es del niño, ni de los papás, el "problema" será de los docentes que no puedan implementar trabajos adapatados a sus necesidades intelectuales.

El Comienzo de Clases

Durante los días previos al comienzo escolar, es importante apoyar a nuestros hijos, brindarles nuestro cariño y, por sobre todo, demostrar entusiasmo e interés por el retorno a clases.
Podemos hablarles del reencuentro con sus compañeros, de las cosas que van a aprender o de los juegos que van a jugar, acompañarlos en la preparación de los útiles y materiales escolares o contarles del regreso a sus actividades extracurriculares que tanto ansían. Nunca es bueno hablar del tema si el niño no lo desea, o si demuestra reacciones negativas. Por el contrario, en este caso es mejor ir de a poco y cuando el niño así lo requiera.
En general los niños muy inteligentes siempre están listos para el inicio de un año escolar. Están llenos de expectativas e ilusiones de ver temas desconocidos. Lamentablemente, esto se va diluyendo en el curso del año, ya que siempre estará mas adelantado en temáticas y conocimientos, y en general no será motivado hacia nuevas adquisiciones.
Este fenómeno no es casual, es producto de la falta de interés y desidia de las entidades que gobiernan la educación, que contemplan casos de niños con deficiencias intelectuales pero no contemplan jamás a los niños con altas capacidades. Los conceptos "unificador" e "integrador" son muy mal comprendidos (SIEMPRE invariablemente se tiene a nivelar para abajo), lo que provoca que éstos niños se frustren y por ende se aburran y pierdan el interés en concurrir, buscando la oportunidad de quedarse en su hogar, leyendo y aprendiendo aquello que le gusta.

¿Educamos en casa? 

Vemos que hay niños con necesidades educativas especiales que no encuentran su lugar en la escuela, por mucho esfuerzo que se hace en lograr su integración y aprovechamiento en los colegios. Los niños muy inteligentes o con ansiedad escolar por problemas de acoso se encuentran poco integrados en el sistema y muchos de ellos pueden llegar a sufrir fracaso escolar. Esto, sin duda, nos plantea ésta opción porque hay muchas cosas que mejorar en el sistema escolar y no todas dependen solamente de los educadores, también los padres pueden ayudar a mejorarlo.
En esos casos la opción de la educación en el hogar, siempre acompañada de actividades externas y sociabilizadoras, puede ayudarles en algunos casos o, sencillamente, ser considerada como una opción por las familias ya que es factible organizar el estudio de manera más personalizada. Actualmente está dando muy buenos resultados, ya que se procura un plan de trabajo mas desarrollado y acorde con las necesidades especiales de éstos niños.

El docente y los niños superdotados

Hoy día vemos que la problemática que se produce en el superdotado a nivel escolar se basa en la adaptación a un medio que ha sido diseñado para la gran mayoría y no para sus capacidades. De esta manera aparecen dos tipos de problemas: por una parte, los que emanan del propio sistema educativo, como los contenidos curriculares, la metodología pedagógica, el ritmo de aprendizaje, los criterios de evaluación, etc., y por otra parte, los de índole social, que incluirían las relaciones con sus iguales, con el profesor, y con todo el sistema educativo en general. 
Entendemos que el profesor se encuentra con treinta alumnos que, como es de esperar, responden a la media poblacional. Por otra parte, los temas vinculados a la superdotación y altas capacidades en general, no es abordado en la formación docente, temática que confunde, de acuerdo a las características de personalidad que manifiestan éstos niños. Ante problemas conductales, rebeldías, excesiva participación en clase y demás situaciones atípicas, rápidamente, el docente no informado, sugiere atención psicopedagógica o psicológica, cuando la problemática responde al aburrimiento y desilusión de lo que el niño esperaba. Este y otros problemas que se muestran en el aula deberán ser rápidamente abordados, mediante tareas especiales, trabajo en común con los padres, y especial observación y seguimiento de parte del docente.