Doctor Carlos Allende

Primer centro argentino para niños muy inteligentes y sus padres

(5411) 4823-4182 o (15) 5730-7629

Niños inteligentes y sus lecturas

Dr. Allende

Aprender a hablar es una habilidad natural, mientras que aprender a leer es una habilidad que otra persona debe enseñar. No sólo requiere enseñanza, sino que además el cerebro debe haber alcanzado un desarrollo suficiente para que el niño pueda aprender esta habilidad. Un niño no puede aprender a caminar hasta que sus músculos se hayan desarrollado lo suficiente. Podemos estimular a un niño y ayudarlo a aprender a caminar, pero hasta que sus músculos estén lo suficientemente fuertes, no será capaz de hacerlo por su cuenta.

Lo mismo ocurre con la lectura. Es posible ayudar al niño a memorizar palabras, pero hasta que su cerebro alcance un desarrollo suficiente, no será capaz de leer. Ahora que ocurre: en los niños muy inteligentes el solo hecho de mostrarles grafismos los estimula a investigar y relacionar sonidos con letras. Es muy común que éstos chicos aprendan a leer prácticamente solos, mirando carteles callejeros, marcas de automóviles y libros de cuentos. 

La lectura desempeña un papel muy importante en la vida humana. A través de ella se contribuye a la formación integral del individuo, pues permite, entre otras cosas, el desarrollo de la capacidad de comprensión, fijación de hábitos, análisis, síntesis, enriquecimiento, corrección de vocabulario y el cultivo de la sensibilidad e imaginación creadora. También constituye uno de los medios más importantes para la adquisición de los valores culturales, ya que nos permite obtener la información necesaria sobre los logros alcanzados por el hombre en diferentes tiempos.

Hablar de lectura en la educación infantil y más específicamente en posteriores etapas educativas , sin duda, es reconocer la importancia de la lectura como la base de la enseñanza, tomando esto como antecedente vemos que al referirnos a esa relación encontramos que, la calidad de lectura está directamente vinculada al éxito académico. El capital simbólico que nos otorga permite que niños mas inteligentes que el común denominador puedan establecer parámetros de abstracción y aplicación de lo aprendido en su vida intelectual y social, con mucho éxito. Indudablemente ellos aprovecharán mucho mas este campo, que solo se da por medio de la práctica y el estímulo que les otorguen sus padres y maestros.