Doctor Carlos Allende

Primer centro argentino para niños muy inteligentes y sus padres

(5411) 4823-4182 o (15) 5730-7629

Niños inteligentes y mascotas

Dr.Carlos Allende

Es de conocimiento que los niños muy inteligentes poseen sensibilidad muy desarrollada. Sus representaciones, juegos y gustos, generalmente son solitarios, salvo que estén en contacto con niños mayores. Generalmente son muy afectuosos pero distantes con aquellos que no sean considerados por él como buenos interlocutores. La presencia de animales domésticos permite que cree una forma de objeto transicional en sus juegos y atención hacia una mascota que le incrementará su sentido de responsabilidad y le permitirá también canalizar sus emociones. Siempre es recomendable la presencia de otros seres que, desde ya, terminamos amando.

Un animal de compañía constituye para el niño una fuente de contacto físico, afecto y aceptación incondicional, despertando en él un incalculable componente emocional. El contacto con los animales, igual que con la naturaleza, tiene poderosos efectos sobre la atención, estimulación y la capacidad de expresión verbal y de aprendizaje de los niños. Es de señalar que los niños ven a los animales como seres que les aceptan y dependen de ellos, se sienten seguros y son capaces de expresar sentimientos que, hasta entonces, no habían sabido compartir con los humanos. Sabemos que los niños en general, y los muy inteligentes en particular, debido a su alta sensibilidad, están muy pendientes de sus mascotas, interactuando con ellas tanto en sus juegos como en su vida emocional. La relación que el adulto tendrá con los animales habrá dependido del componente afectivo que los padres habrán inculcado en sus hijos, y el respeto que tendrá el niño por todo ser vivo quedará como impronta en su vida adulta. La sensibilidad y la inteligencia van de la mano.