Doctor Carlos Allende

Primer centro argentino para niños muy inteligentes y sus padres

(5411) 4823-4182 o (15) 5730-7629

Niños muy inteligentes y las relaciones con los padres

Dr. Carlos Allende

Las teorías del apego parten de la propensión de los seres humanos a formar fuertes lazos afectivos y duraderos con personas determinadas. Por apego se entiende el lazo afectivo que se forma entre el niño y su figura materna. Este vínculo se infiere de una tendencia estable a lo largo del tiempo de buscar proximidad y contacto con esta figura específica, y en forma excesiva.
Podríamos decir que es una conducta instintiva, activada y modulada en la interacción con los niños a lo largo del tiempo. Se define el apego como un sistema de control, un mecanismo que adapta la conducta a la consecución de fines determinados por las necesidades del momento. Así el deseo del niño de proximidad o contacto con la figura de apego no es constante, sino que depende de factores endógenos y exógenos ( miedo del niño, o situaciones potencialmente peligrosas, y actitudes inseguras de los padres). Si el niño se siente amenazado, buscará la seguridad que le brinda la proximidad de su figura de apego; si no, se dedicará a explorar el ambiente. El exceso de ésta actitud provocará que un niño se críe excesivamente inseguro y dependiente. El niño muy inteligente, que ya de por sí es en general independiente, buscará desprenderse de ésta situación, y nosotros deberemos facilitarle el camino para que desarrolle su propia personalidad.

Los Caprichos

Los chicos despliegan mil estrategias para hacer enojar a los padres y utilizan para eso su inteligencia, pero sobre todo se valen de las reticencias que tienen los padres para poner en practica el principio de autoridad. Es decir que ellos muestran solo lo que los padres no quieren oir ni ver y ahí aparecen las dificultades, es por eso que no se debe ceder. Permitir a un niño transgredir las reglas es hacerle un regalo que va a pagar durante toda su vida. Quiero decir que si se le deja utilizar su inteligencia para transgredir, puede ocurrir que le encuentre placer a eso y comience a manipular.

Convengamos que éstos niños poseen muchos elementos de seducción,ya sea con sus salidas, expresiones, o intereses, que siempre gustan tanto a sus padres. Debido a que estos niños intentan imponer sus propias reglas, mas a que no saben lo que es no conseguir su cometido, muchas veces intentan imponerse mediante los berrinches o caprichos. La no adquisición de lo requerido y mas aún aceptar la derrota en juegos y situaciones, produce que ellos vayan consiguiendo conciencia del límite, aspecto que deberemos contemplar con mucha atención, para conseguir así la mejor adaptación del niño a las reglas y también para poder manejar la frustración posterior.

El respeto

Aquellos niños que no son capaces de respetar a los demás, deben ser corregidos adecuadamente, para canalizar y orientar esa actitud, a través de una educación que les ayude a conocer los límites, entre lo bueno y lo malo, lo justo y lo injusto, lo que sabe y lo que todavía no conoce, es decir que aprendan a formar un juicio moral acertado. Un ambiente demasiado tolerante y permisivo con los hijos soberbios, tiene efectos muy negativos en su educación posterior y en sus relaciones familiares y sociales, presentes y futuras. Estos niños son los que tienen muchas probabilidades de ser los organizadores de la violencia del bullying o de ser ellos mismos las víctimas. Consideremos que los niños muy inteligentes poseen un caudal de información superior a la media escolar. En todo momento intentarán mostrar sus conocimientos, sea entre sus compañeros, el aula o sus familiares. Estos últimos, piadosamente, pueden llegar a tolerar la situación, pero en el medio social en que se moverán, deberán dosificar sus afanes participativos. Los padres deberán hablar con el niño y mostrarle que si bien es muy agradable el tener información, ésta deberá ser dosificada en su exposición, con el objeto de aumentar la integración, tanto de él como de los otros, y comprender también que aquellos que tienen la necesidad de participar sean escuchados. Esto evitará problemas mayores.