Doctor Carlos Allende

Primer centro argentino para niños muy inteligentes y sus padres

(5411) 4823-4182 o (15) 5730-7629

Angustia y frustración en niños muy inteligentes

Dr. Carlos Allende

La angustia:

En éstos casos el niño tiene dificultades sumadas ya que la expresión de la angustia dependerá de sus capacidades cognitivas, de su vivencia familiar-relacional, así como de su lenguaje y de su imaginación. Por ejemplo, la inhibición en el niño, también puede ser un modo de expresión de una ansiedad patológica. También debe añadírsele, a todo esto, el desajuste que suele producirse siempre entre lo que dice el niño y lo que dice su entorno respecto a su trastorno.

En general, podemos añadir que en niños muy inteligentes es la expresión de un pensamiento mas desarrollado que, al indagar variados temas, sobre todo existenciales produce un sentimiento de "no resolución" que le crea dudas y se traduce muchas veces en angustia.

La frustración:

Hay factores que hacen que cualquier niño tolere peor la frustración y los sentimientos que la acompañan. Los niños y niñas que son muy perfeccionistas, componente habitual en aquellos muy inteligentes, toleran peor la frustración. A un niño o niña que está demasiado cansado también le resulta más difícil superar los obstáculos.

De ésta misma forma, los niños que no son capaces de identificar sus emociones tienen más dificultad para controlarlas, si se les exige demasiado o se les imponen mucha tareas, o no se les da oportunidad de realizar tareas que estén dentro de sus ya grandes capacidades para que las puedan realizar de forma correcta. La gran autoexigencia de éstos niños aumenta la posibilidad que vivan ésta sensación.